Guía de emociones en equilibrio para madres embarazadas
Pregnant woman holding belly and paper heart

Durante el período del embarazo los neurotransmisores del cerebro no reciben los mismos niveles hormonales. El alza de la progesterona y los estrógenos ocasionan que la madre se vuelva más emocional que racional.

Si bien cada embarazo es una nueva primera experiencia, esta puede estar cubierta de cambios emocionales diversos;  temores, ansiedades y preocupaciones que van desde el temor al aborto, al parto, a quedar con sobrepeso, a no ser amadas por sus parejas, reinserción laboral, etc.

Te proponemos las siguientes medidas de autocuidado de emociones para el período del embarazo:

  1. Identifica tus emociones, temores, preocupaciones y ansiedades del período.
  2. Reconócelas y obsérvalas sin juicio (no identificarse con ellas). Atrévete a vivirlas, permitiéndote que estén allí contigo sin oponerte a ellas, sino acogerlas y reflexionar para buscar soluciones.
  3. Ábrete a comentarlas con tu pareja, amigos/as y/o familia. Expresar y compartir tus emociones te ayudará a desahogarte, disminuir tu tensión y a equilibrar puntos de vista.
  4. Del reconocimiento de tus emociones, plantéate qué creencias limitantes puedes flexibilizar para sentir paz interior.
  5. Si la tensión es mayor y pasas más de dos semanas con emociones y preocupaciones intensas, es mejor acudir a un especialista.
  6. Despliega hábitos saludables en torno a la comida, horarios, bebe mucha agua, descansa cada 1 hora y duerme si tu cuerpo lo necesita.
  7. Haz ejercicios, y practica rutinas de respiración y relajación tales como Pilates, Yoga, Mindfulness. En particular el Mindfulness, permite que te enfoques en el momento presente, permite respirar y dejar que los pensamientos pasen como nubes en el cielo, lo que genera una sensación de bienestar.   Consulta la “Guía de Respiración Diafragmática” en nuestro blog.
  8. Organiza tu día sin sobrecargarte, establece propósitos diarios y realízalos, todo lo cual aumentará tu nivel de autoeficacia.
  9. Si no alcanzaste a realizar tus actividades, reprográmalas sin culpa y pide apoyo del entorno para su cumplimiento, ya sea en tu trabajo, pareja o familia. Consulta nuestro artículo “Productividad: Mamá Enfocada, Organizada y con Tiempo para Sí” en nuestro blog.
  10. Cuida tu aspecto personal, disfruta tu cuerpo con los cambios que estas experimentando, esto ayudará a alimentar tu autoestima y te subirá el ánimo. Consulta nuestro artículo “Autoestima, Autoimagen y Autocuidado” en nuestro blog.

Más
consejos