Autoestima, Autoimagen y Autocuidado en el postparto
Mom and baby

Uno de los temas más sensibles  para las madres en el postparto es el manejo de su autoestima, es decir; las percepciones, pensamientos, juicios, afectos y satisfacción sobre sí mismas.

Producto de los cambios físicos, hormonales, la priorización en el bebé y las nuevas organizaciones que deberá emprender, la madre se ve expuesta a una serie de procesos adaptativos en donde su autoconcepto (lo que piensa de sí misma) y su autoimagen (opinión de nuestra imagen personal) van quedando en segundo plano, todo lo cual tiene un impacto importante en su vida emocional y en su autocuidado.

Te recomendamos algunas acciones de autocuidado que contribuirán a tu bienestar:

Organiza un tiempo para estar contigo misma: Da atención a lo que resulta importante para ti. Establece rutinas que te generen bienestar y que te permitan atender a tus diversos ámbitos de interés; familiar, personal y laboral. Recuerda mimarte, darte un baño relajante, disfrutar de una buena conversación, etc.

Observa tus emociones: Reconoce tus emociones y obsérvalas sin juicio. Mirarlas y expresarlas te ayudará a desahogarte, disminuir tu tensión y a equilibrar puntos de vista.

Trabaja tus pensamientos limitantes y/o negativos, ya que proyectados sobre uno mismo destruyen la autoestima. Busca sustituirlos por otros más sanos.

Acéptate a ti misma y disfruta de tus recursos, habilidades y de tu cuerpo. Deja de lado las comparaciones y opta por mejorar proyectando tus propios recursos en base a tus necesidades y propósitos. (autoliderazgo- protagonismo).

Consulta y/o contrólate con un profesional de la salud: Es frecuente que se dejen en segundo plano dolencias y sintomatologías variadas tanto el lo físico, como en lo sicológico, lo que puede aumentar la sensación de malestar e incluso ser riesgoso frente a la aparición de enfermedades.

Cumple una rutina de ejercicios: Busca opciones horarias (aunque sean breves, ej; de 20 min) para dar continuidad a la realización de actividades físicas que permitan tonificarte, oxigenarte y activarte día a día. Algunas opciones pueden ser Yoga, mindfulness, rutina de ejercicios, baile.

Mantén una dieta saludable e hidrátate: contribuirán a tu salud y sensación de bienestar.

Cuida tu aspecto físico a diario: La higiene, el vestirse a tu gusto, el cuidado del pelo y/o maquillaje si es que se requieren, afectan la disposición positiva a la realización de las tareas diarias, contribuyendo a tu autoimagen y efectividad personal.

Prepara y/u organiza con tiempo tus rutinas, tanto nuevas como pasadas: Tales como; el regreso al trabajo, tomar vacaciones, tareas domesticas, uso de sala cuna, etc. Todo lo cual aumentará tu nivel de autoeficacia.

Planifica y enfócate diariamente: Establece propósitos diarios para cumplir con tus objetivos. Si no alcanzaste a realizar tus actividades, reprográmalas sin culpa y pide apoyo del entorno, ya sea en tu trabajo o con tu pareja o familia. Reconoce y valora las cosas positivas que has logrado hasta el momento y proyecta nuevas metas

Más
consejos